Lide Treku Urreta

IMG_1376

Psicóloga infantil y de adolesentes

  • Licenciada en Psicología por la Universidad del País Vasco.
  • Titulada en Terapia de Juego (Play Therapy Spain y Play Therapy International)
  • Formación en Sandplay- caja de juego de arena- (Play Therapy Spain).
  • Formación en Terapia Gestalt (Centro de Psicoterapia Humanista Bidean)- en curso
  • Euskalduna (EGA)

Número de colegiada del Colegio Oficial de Psicólogos de Gipuzkoa: GZ02134 Número de asociada de Play Therapy International: 201300117

 “Mi interés por las niñas y niños me viene desde que era muy jóven. Por esa razón me han acompañado mi interés por la Psicología y la educación durante mi recorrido personal. En primer lugar puse mi interés y desarrollé mi práctica en el área del sistema de las escuelas libres y después, desde que supe por primera vez de la Terapia de Juego en la universidad, he centrado mi trayectoria profesional en la psicoterapia infantil y la Terapia de Juego. Hoy en día sigo realizando formaciones que mejoren mi conocimiento y  mi práctica.

Trabajo en Kulunkan Psikologia desde 2012 con otras dos compañeras. En los últimos años he realizado mi labor profesional como psicóloga y educadora en el centro de atención a víctimas de violencia de género del Ayuntamiento de Donostia- San Sebastián, como Técnica de Protección de Infancia y Adolescencia de la Diputación Foral de Gipuzkoa y como psicóloga infantil y de adolescentes en los ayuntamientos de Beasain y Lazkao. También como colaboradora en ETB1 como psicóloga infantil y de adolescentes. Soy cofundadora del proyecto Psikosolidario@k, junto con otras amigas y compañeras.

La Psicología, además de mi trabajo, es una de mis grandes pasiones. Creo firmemente en la capacidad que tenemos las personas de sanarnos a nosotras mismas, y en especial la de los niños y niñas, que nunca me deja de sorprender la fortaleza y entereza interior que tienen. Son mis grandes maestros, aprendo más con uno de ellos que con diez adultos juntos. Y es que como decía Platón, se conoce más a una persona en una hora de juego que en un año de conversación; y los adultos raramente jugamos.”